Los hombres comenzaron a hablar de sus vidas hogareñas

Los hombres comenzaron a hablar de sus vidas hogareñas

Un francés y un italiano estaban sentados junto a un estadounidense en un vuelo transoceánico.

Después de algunos cócteles, los hombres empezaron a hablar de su vida hogareña.

“Anoche le hice el amor cuatro veces a mi mujer”, alardeó el francés, “y esta mañana me hizo unos crepes deliciosos y me dijo cuánto me adoraba”.

“Ah, anoche le hice el amor a mi mujer seis veces”, respondió el italiano, “y esta mañana me hizo una tortilla maravillosa y me dijo que nunca podría amar a otro hombre”.

Cuando el americano permaneció en silencio, el francés preguntó con aire de suficiencia: “¿Y cuántas veces le hiciste el amor a tu esposa anoche?”.

“Una vez”, respondió.

“¿Sólo una vez?” El italiano resopló con arrogancia. “¿Y qué te dijo esta mañana?”

El americano se encogió de hombros.

“No pares”.

Spread the love