Llega un día un señor a su casa en la madrugada

Llega un día un señor a su casa en la madrugada

Llega un día un señor a su casa en la madrugada, comienza a tocar la puerta,

una, dos, tres veces y nada que le abren, entonces el hombre se va para un teléfono público que está en la esquina,

marca un número de teléfono, le contestan y pregunta:
¿Se encuentra Victor?


No, no se encuentra.


Pues, ¡Cómo va a estar si no le quieren abrir la puerta!

Spread the love