Dos amigos estaban escalando una montaña

Dos amigos estaban escalando una montaña

Dos amigos estaban escalando una montaña cuando de repente uno de ellos dio un paso en falso y cayó de la cima, desapareciendo de la vista del otro.

Como venían equipados con equipos de radio, el otro trató de contactarlo de inmediato con el suyo:

“¡Bueno, bueno…! ¿estás bien?”

“¡Sí, estoy bien!”

El amigo suspiró aliviado, y siguió preguntando:

“¿Tienes alguna fractura?”

“No, ninguna.”

“Entonces vuelve a subir y aquí te espero.”

“¡No puedo, todavía estoy